Alejandro Solís
Columnista

De muchas, una idea manejamos claramente para no hacernos bolas interpretando la realidad nacional: una cosa es la anterior, otra la presente y otra la siguiente. Ésta se cuece aparte, por ser bandera del mejor político de la camada reformista electoral 1970/2020. Todo un circo mediático, fallido, hoy negado ceder su mercado al relevo sistémico.
TodoParteDetalle. Una cosa es el sistema socioeconómico dominante, otra su Estado, y, otra, el régimen de Bienestar en turno.
Las reglas del sistema son estrictas, como la del Estado. Las del régimen sexenal son blandengues, por pasajeras accesorias del modelo político reproductor de las dominantes relaciones privadas financieras de propiedad, producción, distribución y consumo.
Declarado “bienhechor de los pobres primero, y luego de los ricos”, el modelo político llegó para quedarse medio siglo en toda el área de control e influencia norteamericana, abanderado en México por AMLO para bloquear el ascenso de la sociedad científica global, liderada por Rusia y China instrumentados con tecnología digital de 5ª Generación (5G).
En tal contexto geopolítico internacional, si a Usted lo quieren confundir con la falsa idea de ser posible un gobierno soberano, libre, e, independiente capaz de ponerse con el sistema a las patadas, no les crea. Sólo le están dando atole con avión presidencial.
TremendaTrilogía. El capital es al espíritu, el Estado al padre, y, el hijo al presidente en turno. Estando presente el todo en la parte, ésta es débil en medio del todo. Es lo que le dijo Silvano Aureoles a AMLO en un mensaje distribuido mediante las benditas redes sociales, cuando lo apercibe de la sospecha creciente de no haber sido invitado, sino citado en Casa Blanca para servir de comparsa en el aquelarre del “triunfo político” de un megalómano en campaña por su reelección, repudiada por la mayoría de su pueblo, y, del mundo.
Eso “nos resta soberanía”, dicen los críticos de López, incurriendo en otra falsedad histórica, pues: ¿qué señorío puede presumir un pueblo endeudado, encadenados sus procesos productivos a la economía dominante?
DependenciaHistórica. Reclamando las masas democracia, justicia y libertad, la masacre de 1968 corona el desprestigio del modelo desarrollista nacionalista, hasta entonces propicio para la consolidación del Sistema Internacional Capitalista. Siendo sustituido con el modelo neoliberal, legalizado con el concierto de la reforma electoral.
Pragmáticos, tecnócratas se dedican a privatizar la propiedad social. El ejemplo más conocido es TELMEX, en manos de una familia oligarca, Slim.
Sustituyen la caída de ingresos hacendarios con deuda pública; instauran planes de desarrollo sexenal deficitarios, complementando el gasto con más deuda; pasando de 4 mil millones de pesos en 1970, a 30 mil millones en 1976, llegando a 12 billones de pesos, con Peña Nieto. Otra curva imposible de aplanar, sumándose más de mil 200 millones de pesos diarios, en lo que va de gobierno morenista. Más préstamos extraordinarios y refrendos.
Impone la deuda dependencias, imposibles de quitarse con retórica populista, como esa de que ya superamos la crisis provocada por el virus, así como en diciembre ya estaremos en pleno desarrollo, contraviniendo datos y conclusiones de la CEPAL, el FMI, el BM y calificadoras.
Su programa económico de máxima inversión de dinero público al consumo y mínima a la producción, refrenda en los hechos la vigencia del modelo neoliberal, favorable a los inversionistas de todo el mundo, gringos en su mayoría. Al festín se suman fuerzas capitalistas supremacistas, afectando los intereses de sus contrapartes demócratas, y, republicanos.
Éste es el triunfo político presumido por Trump. Big Brother experto, Donald sella su muro fronterizo pagado por México a lo largo ancho del territorio minado por militares, guardia nacional, policía migratoria y retenes económicos: electricidad barata en toda la nación, complejo norte/centro de maquiladoras, complejo hídrico de Morelos, Corredor Tehuantepec, Dos Bocas, siete refinerías y el tren Malla.
NoLeQuedaDeOtra. El argumento proteccionista de AMLO, es sencillo: “a diferencia del sofisma neoliberal, si llueve fuerte arriba gotea abajo (…) nosotros destinamos los apoyos para el bienestar empezando por la base de la pirámide social y de allí hacia la cúspide”.
En palabras llanas, López Obrador fortalecer el mercado interno, operando programas deficitarios con partidas complementarias obtenidas mediante más deuda pública.
Este es el triste papelón de las administraciones sexenales; para eso han sido patrocinados, capacitados y encuadrados. No hay modo de hacerse los occisos, ni de negarse a actuar como comparsas.
ElCasoDeLópez. Confiado en sus habilidades populistas y la legitimación lograda gracias a la copiosa votación obtenida, omitiendo que el Estado le sumó más de la mitad de los 32 millones logrados, AMLO “radicaliza su postura dividiendo a la patria”.
Eso dicen los empresarios, comerciantes, medios propagandísticos, analistas, afectados por sus políticas, compras de gobierno a nuevos proveedores, control de territorios y aduanas, exención de pagos de impuestos, huachicoleo, acostumbrados a vivir de dádivas, condonaciones y transferencias. Son miles de resentidos dispuestos a protestar tomando calles y carreteras al volante de sus autos en contra de AMLO, más nunca contra el régimen, el Estado, ni el Sistema.
BienAdministraElEspírituSistémico. Entre ambos modelos de gobernanza, neoliberal y de bienestar, sólo hay una diferencia inconveniente para capitalistas acostumbrados a negocios y ganancias prontas: es más el tiempo que tarda en circular el dinero derramado populistamente, que, el clavado, sin dispensarios intermediarios.
Fuera de ello, confirma el informe de AMLO celebrando su segundo aniversario administrativo, sus acciones, compromisos, y, principios son neoliberales.
Omite referirse a la deuda nacional y su costo operativo. Exigente, Alicia Bárcenas de la CEPAL, informa para que reaccione: ha pasado del 48% del PIB del régimen de Peña Nieto, ¡al 68.7%!, y, no alcanzará dinero recuperado a la corrupción, sin pedir más préstamos.
CuentasClarasChocoEspesoChío. Analizando el discurso de AMLO sobre los dos primeros años del régimen de Bienestar de todos, primero de los pobres, recuerda uno las palabras de alguien que lo conoce como anillo al dedo, Cuauhtémoc Cárdenas, dichas en España hace un año. “No veo a AMLO, o Morena, como encarnación de la izquierda”.
Tampoco sabemos dónde ande desde el punto de vista de la seguridad, pues, “como todos sabemos, ningún mal se equipara a la violencia y nada es más valioso que vivir en paz” (AMLO), habiendo heredado una curva ascendente diaria de 80-91 muertes violentas, durante sus dos años de gobierno la realidad contradice otro de sus logros, cantado el 1º de julio: -“hemos abatido los crímenes violentos”.