Un equipo de investigadores determinó que las condiciones en la superficie de la Luna fueron suficientes para soportar formas de vida simples hace cuatro mil millones de años, según un estudio publicado en la revista especializada Astrobiology.

Científicos de la Universidad Estatal de Washington (WSU, por sus siglas en inglés) aseguran en el estudio que pudo haber dos ventanas tempranas de habitabilidad en la superficie de la Luna.

Los científicos creen que durante ambos periodos la Luna arrojó grandes cantidades de gases volátiles sobrecalentados, incluido vapor de agua, desde su interior.

Schulze-Makuch y Crawford escriben que esta desgasificación podría haber formado charcos de agua líquida en la superficie lunar y una atmósfera lo suficientemente densa como para mantenerla allí durante millones de años.

“Si agua líquida y una atmósfera significativa estuvieron presentes en la Luna temprana durante largos periodos de tiempo, creemos que la superficie lunar habría sido al menos transitoriamente habitable”, afirma Schulze-Makuch.