La Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos (NRA, en sus siglas en inglés) salió este jueves al paso de las críticas hacia su organización después de que el Presidente estadounidense, Donald Trump, se haya mostrado abierto en las últimas horas a endurecer el control de armas.

“La postura de la NRA es que aquellos que han sido hallados por un juez como un peligro para sí mismos o para otros no deben tener acceso a las armas de fuego. (…) Pero, debe haber pruebas reales, y no podemos sacrificar los derechos constitucionales de nadie sin el debido proceso”, indicó el grupo conservador.

La NRA, uno de los grupos de presión con más poder de EU, publicó este comunicado en Twitter después de que Trump dijera este miércoles que está “muy a favor” de ampliar los procesos de verificación de antecedentes previos a la compra de armas.