China bajó el jueves la cotización de su moneda por cuarto día consecutivo, mostrando su capacidad de utilizarlo como arma comercial contra Washington, aunque la tasa de cambio se estabilizó tras unas caídas que han alarmado a los mercados financieros. Además, el comercio internacional de aquél país tuvo un desempeño mejor del esperado en julio avanzando un 5.7 por ciento interanual.

El banco central fijó una cotización de 7.0039 yuanes por dólar estadounidense al inicio de las operaciones del día. Fue la primera vez que el punto de partida para la jornada se situaba por debajo del nivel políticamente sensible de 7 yuanes por un dólar.