La crianza de las ovejas de nariz negra o Valais Blacknose, continúa su expansión en el mundo, y ahora llega a Nueva Zelandia, donde su introductora la considera “la cosa más linda en cuatro patas”.

Aunque esta variedad de oveja es conocida desde el siglo XV, fue hasta la década de los años sesenta del siglo pasado que comenzó su popularidad y expansión.

Parte de su atractivo es su cabeza, orejas y patas negras, así como un flequillo que cae sobre los ojos. Al verlo puede imaginarse que se está frente a un poodle, pero es una oveja. Es la más linda cosa en cuatro patas, exclama Chistine Reed.

La criadora de ovejas desde hace una década explicó que con varios socios más formó la Valais Blacknose NZ, e importó embriones de esta variedad para su crianza.

Originarias de la región de Valais en Suiza, se les cría tanto para la obtención de lana como de carne, sin embargo en Nueva Zelandia parece que serán más del agrado de personas con propiedades semirurales pero con fines de compañía.

Por su forma de comportarse parecen perros y no una oveja, son muy curiosas y amigables, dice su importadora a Radio New Zeland.