Orizaba.- El alcalde Hugo Chahín lamentó que haya intereses políticos de por medio para denostar a su persona y consideró una payasada que alguien considere que está embelleciendo el frente de su casa a costa del erario municipal y que además, haya omitido la inyección de recursos en un edificio que si bien es histórico -muy respetable-, no es de la incumbencia de su gobierno.

Tras informarle que a la redacción de El Buen Tono han llegado fotografías con el cuestionamiento a su persona, así como a la del Síndico respecto de que haya recursos para embellecer el frente de sus viviendas, ¿porqué no los hay también para terminar de dignificar la fachada de un inmueble histórico e importante para la población como es el templo del Calvario? 

El Alcalde hizo precisiones:

-“En el mes de diciembre le pagué al Ayuntamiento para que me derribara un árbol dentro de la casa porque estaba estorbando y representaba un peligro para los vecinos. Tengo el comprobante de lo que pagué al Ayuntamiento por las cuatro palmeras washingtonias, para que las pusieran sobre la banqueta afuera de mi casa, eso no está prohibido”.

Es preciso mencionar que algunos de los vecinos del Alcalde son militantes de partidos políticos como el PRI y el PRD, y dijo que de éste último partido es de donde está saliendo esa información para la prensa, por cierto, mal fundamentada.

Y por lo que respecta al cuestionamiento de la aplicación de pintura al templo del Calvario dijo: “ Sepan ustedes que no es responsabilidad del Ayuntamiento, cero. Cero. Apoyamos a la iglesia del Calvario porque tenía un desperfecto la fachada principal, de donde se están cayendo los revocos aplanados y el Padre de aquel templo pidió el favor de que se le ayudara porque no quería cerrar la entrada principal”.

Continúa Hugo Chahín: Le dije al Padre Felipe que no se preocupara porque como Ayuntamiento podíamos evitar que los feligreses corrieran el riesgo.

De tal forma que cuando el personal llegó para retirar los aplanados, los revocos estaban tan deteriorados que daba pena sólo quitarlos y fue entonces que se decidió arreglarlos, pintar la fachada principal y del costado, pero ya no se hizo en la cúpula ni las torres.

Esa labor se hizo como Ayuntamiento para contribuir a mejorar la imagen urbana, para proteger a los feligreses y en todo caso a un monumento histórico que al final de cuentas es de los orizabeños, lo cual no significa que se inviertan recursos municipales para beneficio personal y se deje de hacer para obras de públicas.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono