• SI ALGO IDENTIFICA AL ESTADO son sus costas tranquilas, con gran diversidad de ecosistemas

La Mancha, playa ecoturística
En la zona conocida como La Mancha del municipio de Actopan, convergen ecosistemas diferentes: una zona de playa, dunas, manglares y selvas con una gran variedad de flora y fauna.
Se trata de una región ecoturística de Veracruz, que aún no ha sido tan lastimada por la mano del hombre, que es el principal paso de aves rapaces o de rapiña, durante dos temporadas, en el otoño y en primavera.
Los visitantes pueden disfrutar del sol con más de 30 grados de temperatura y aunque no hay infraestructura hotelera, se encuentran restaurantes, renta de cabañas y recorridos ecoturísticos que ofrecen habitantes de la zona.

Playa Villa Rica, un lugar con historia
De acuerdo a los historiadores, en esta playa el conquistador Hernán Cortés ordenó que sus barcos fueran hundidos para evitar que sus soldados acobardados por el miedo al poder de los Aztecas regresaran a Cuba.
Fue aquí donde se asentó la segunda fundación del puerto de Veracruz, según la historia.
En la actualidad es una pequeña comunidad de pescadores, una playa tranquila con una zona rocosa, pero poco profunda. Y una quebrada que solo los más intrépidos se atreverían a saltar.

Montepío, un pedazo de paraíso en Veracruz
En el Sur del estado de Veracruz se encuentra una de las playas más paradisiacas, un “pedazo de paraíso”, dicen los que han vacacionado ahí. Se llama Montepío y está enclavado en la zona de Los Tuxtlas.
Sus grandes rocas, mar en calma y bellos paisajes verdes, han convertido a Montepío en escenario de películas como la primera saga de Piratas del Caribe.
Se ubican a tan solo 39 kilómetros al norte de Catemaco y a 100 kilómetros de la ciudad de Veracruz, y cuenta con restaurantes, pequeños hoteles, cabañas y todos los servicios básicos para tener una estancia placentera.

Playa de Nautla, refugio de tortugas
Con una superficie de 3 mil 119 kilómetros y bellas playas para descansar o practicar la pesca, Nautla es un sitio atractivo para pasear en las vacaciones de Semana Santa.
Al atardecer, el cielo adquiere diversas tonalidades y el mar con oleaje suave un azúl más profundo y un ligero viento alcanza a refrescar el ambiente.
Entre Nautla y José Cardel existen 118 kilómetros donde se puede encontrar gran vegetación y costas limpias, lo que contribuye al arribo de tortugas marinas en cada temporada, entre marzo y agosto.
La tortuga que más visita estas costas es la verde, pero también regresa la laud, lora y hasta carey, por lo que a lo largo de la playa es común encontrarlas desovar o ver refugios de sus nidos.