Córdoba.- Durante más de dos años en los que estuvo al frente de la administración municipal, Portilla -el alcahuete de Lavín- se comprometió en diversas ocasiones a realizar la limpieza y rescate del fallido paseo del Río San Antonio dejando todo en promesas,   dado que nunca se concretó ninguna de las propuestas. 

Al cumplirse 10 días de la nueva administración municipal de Guillermo Rivas Díaz, el lugar que anteriormente se encontraba plagado de basura, hierba y desechos ha empezado a tomar una mejor apariencia.

Desde hace algunos días personal del área de Parques y Jardines, ha realizado la limpieza de este paseo en los tramos que comprenden de la calle 12 a la calle 6 en ambas direcciones, salvo en los tramos que ante la mala calidad de la obra, se encuentran en mal estado impidiendo el paso de los trabajadores, así como de los propios vecinos del lugar.

A decir de los empleados municipales, dichas labores se están realizando para mejorar la apariencia de este sitio, permitiendo así, el tránsito peatonal por la ribera del afluente, misma que requiere de rescate urgente, debido al deterioro y abandono en que se encuentra.

Aunque aún existe la problemática de los drenajes reventados, banquetas inservibles, barandales quebrados, falta de iluminación, seguridad y vigilancia, la limpieza de las orillas de este paseo pudiera ser el primer paso para el rescate de la obra que costó a los cordobeses 95 millones de pesos en lo que se pretendía ser un atractivo turístico y que hasta la fecha se encuentra muy lejos de serlo.

 

Yessica Martínez  Argüelles

El Buen Tono