El Vaticano ya vive el espíritu navideño luego que a primeras horas de este jueves llegó desde el norte de Italia hasta la Plaza de San Pedro un árbol de Navidad de casi 30 metros de altura que será la atracción en las próximas fiestas decembrinas.

A bordo de un tráiler, el abeto rojo fue trasladado hasta el centro de la plaza vaticana y con una grúa, empleados de la Santa Sede lo izaron y lo anclaron. En los próximos días será adornado con miles de luces y esferas de diversos colores.

El árbol fue donado por la provincia italiana de Pordenone, en el norte del país, con motivo del 50 aniversario de su creación, y estará acompañado de un peculiar nacimiento gigante tallado en arena, donado por el Patriarcado de Venecia.