Mazatlán.- Ellas no saben de emergencias sanitarias, crisis económicas, ni malos pronósticos para el 2021. Simplemente, un año más, le fueron fieles a Mazatlán. Ya están aquí las ballenas jorobadas.

Estos gigantes marinos cada invierno viajan miles de kilómetros para buscar las aguas más agradables y el apareamiento; en lo oficial, la temporada de avistamiento empieza el 8 de diciembre y termina el 31 de marzo.

En las últimas semanas, Onca Exploraciones, una empresa dedicada a expediciones dentro de la naturaleza y la que convirtió el avistamiento de ballenas en Mazatlán en una actividad de recreación más, anunció el avistamiento de las primeras jorobadas.

A diferencia de las demás temporadas, sin embargo, esta vez Onca Exploraciones alertó sobre un posible desorden en el avistamiento de ballenas con operadores turísticos que no conocen la especie ni cuentan con los permisos necesarios.

“Lo que yo veo para Mazatlán es que se puede venir el caos, hay un desorden, una falta de ordenamiento de las actividades turísticas náuticas, no sólo de la observación de ballenas”, explicó Óscar Guzón, fundador de Onca Exploraciones.

“No hay vigilancia, no se está buscando prevenir la sobreexplotación de los recursos marinos, que es lo más importante, hemos notado un incremento considerable del número de embarcaciones para turismo en general y eso mismo ha llevado a que este año, más que cualquier otro, haya más embarcaciones viendo ballenas”.

Y es que no sólo se trata de aproximarse a las cetáceas: se necesita saber cuándo acercarse y sobre todo cómo acercarse. ¿Qué pasa si no se considera nada? Sencillo, la expedición podría convertirse en desdicha. La plataforma Youtube ofrece ejemplos de esto último.

Y es que las ballenas jorobadas llegan a medir hasta 16 metros de longitud y pueden pesar hasta 50 toneladas, es decir, tan largas como un cuarto de cancha de futbol profesional y tan pesadas como 40 o 50 coches puestos en un mismo lugar.

En la temporada 2018-2019, Onca Exploraciones avistó 428 ballenas jorobadas frente a Mazatlán, 34 grupos de cortejo y 13 hembras con crías.

La temporada pasada, 2019-2020, fueron 530 avistamientos de ballenas, 38 grupos de cortejo y 27 madres con crías. Esta temporada está por escribirse.