Ixhuatlán del Café.- Las pancartas de rechazo precedían a las flores, deudos, ciudadanos y féretros, que acompañaban la marcha fúnebre hacia la iglesia de San Pedro, donde el padre de esta parroquia oficiaría la misa de cuerpo presente de las cuatro personas abatidas por elementos de Marina el pasado viernes 28 de diciembre.

Indignados, alrededor de 600 ciudadanos acompañaban en su dolor a las familias del mecánico Luis Vargas Piña de 37 años de edad, quién tenía domicilio en la avenida “Centenario”, en la casa número 127; así como un pariente de éste de nombre Ángel Piña Teodoro de 32 años de edad y quién contaba con domicilio en la avenida “Joel Serna Merino” en esquina con “20 de Noviembre”.

Así también, los deudos de José Raúl Fernández Ortega de 28 años de edad, a quién todos sus compañeros taxistas le decían con cariño “El Pinky”, y que justo este 13 de febrero cumpliría un año más de vida; también acompañaban al féretro de Jesús Juárez Hernández de 37 años de edad, quién contaba con domicilio en la avenida Independencia número 10.

Los cuatro ataúdes eran llevados primero a la iglesia y después al camposanto, entre pancartas que denostaban la indignación del pueblo ixhuatleco, así como la necesidad de justicia para las familias que a pesar de todos los esfuerzos que hagan, nada hará que recuperen a sus hijos, padres, hermanos y amigos, pero si esperan que no se cometan errores como este a futuro.

A pesar de la solemnidad de la marcha fúnebre, no faltó quién al pasar frente a los representantes de los medios de comunicación, entre la multitud salieran gritos de rechazo contra los mismos reporteros, pues indignados por las versiones oficiales que varios medios manejaron por parte de los boletines de prensa de la Secretaría de Marina, invitaban a los reporteros a irse del lugar y dejar en paz a los dolientes.

Durante todo momento, la marcha fúnebre era seguida por elementos de Policía municipal y Cruz Ambar, para evitar que los ciudadanos en un momento de impotencia se abalanzaran contra los reporteros quienes se limitaron a capturar imágenes y datos sobre de lo que sucedía el pasado lunes a partir de las 13:00 horas en que se dieron cita los ciudadanos y deudos.

 El Buen Tono tuvo acceso a los certificados de defunción de los abatidos corrigiendo nombres y apellidos que no correspondían, así como edades y domicilios; en estos mismos certificados se conoció que tres de ellos murieron a causa de “Shock Hipovolémico” (pérdida súbita y grave de sangre); José Raúl Fernández Ortega recibió un disparo certero en el corazón y uno de ellos (Luis Vargas Piña) falleció por “Traumatismo craneoencefálico”; todos los cuerpos recibieron disparos de calibre 23 mm y en sus certificados fueron anotados como hechos de su muerte “Enfrentamiento con fuerzas militares”. 

 

DE LA REDACCIÓN

EL BUEN TONO