CÓRDOBA.- Locatarios del mercado Revolución sufren las inclemencias del tiempo, luego de que se encuentran afuera de éste, tras haber pedido sus locales durante el incendio registrado la madrugada del pasado 31 de enero. 

Debido a la fuerte lluvia que azotó la zona de Córdoba durante la mañana de ayer, a los comerciantes les agarraron las prisas para colocar plásticos y atajarse del agua, aunque esto no es impedimento para que puedan salir adelante. 

Tras el incendio que dejó en la calle a un padrón de al menos 350 afectados, solicitaron al Ayuntamiento presidido por Lety@laalcahuetadeTomás su apoyo de igual manera con material para cubrirse de la lluvia. 

Mencionaron que, tras el siniestro, las ventas han bajado en un 30 por ciento; sin embargo, este problema y la lluvia no es motivo para bajar la guardia y dejar de llevar sustento a sus hogares.