Perú.- El conocimiento sobre el COVID-19 sigue creciendo al paso de los días y ahora se sabe que cualquier persona puede adquirirlo, incluso recién nacidos, como el pequeño Jorge, quien protagonizó una historia verdaderamente sorprendente en Perú.

Con tan solo 23 semanas de gestación, Lissy dio a luz a un bebé prematuro que pesó 580 gramos. Por si fuera poco, si la condición del nacimiento no fuera suficiente, el bebé resultó contagiado por COVID-19, lo cual puso en mayor peligro su vida. Sin embargo, tras luchar contra la enfermedad, el neonato logró superarla.

“Los pronósticos no eran alentadores, pero hoy por hoy llegamos al mes y estamos acá dando duro la batalla junto con los doctores”, dijo la madre del bebé.

De acuerdo a información del Seguro Social de Salud de Perú, este bebé es el de menor peso registrado en el Hospital Edgardo Rebagliati, el más importante del país.

El niño nació el pasado 15 de junio y aún necesita apoyo respiratorio; sin embargo, después de pasar un mes en incubadora, su peso aumentó a 930 gramos y pudo ver a su madre.

“Es el bebé más pequeñito nacido de una mamá con diagnóstico positivo al Covid-19 y el más pequeñito que haya recibido nuestra unidad […] Sus pulmoncitos se van recuperando”, confirmó la doctora Marilú Pachas, del hospital peruano.

Las buenas noticias no concluyeron con la recuperación y mejora del bebé, pues Lissy -la madre- también superó el coronavirus, por lo que pudo reunirse con su pequeño tras el nacimiento.