Al hablar de los daños que causan las bebidas azucaradas en la salud, se tocan intereses, pero en la actual administración se seguirá haciendo, dijoHugo López-Gatell Ramírez, titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud.

“Nosotros lo decimos enfáticamente: queremos cambiar por completo la perspectiva (de pasadas administraciones). No consideramos apropiado sustituir un servicio público, gratuito por empresas comerciales como si estas pudieran llegar a resolver lo que no han resuelto durante años. Cada vez que hemos dado un paso hacia ese camino, y lo seguiremos haciendo, con la pena, obviamente hay intereses que quedan expuestos y vulnerados y que expresan insatisfacción. Al principio del 2020 entró en vigor el Insabi y desapareció el modelo de financiamiento para que proveedores, posiblemente privados, entraran a ofrecer servicios y se les financiara desde el Gobierno. Ese modelo está documentado. Se implemento en muchos países al mismo tiempo que en México. Nosotros consideramos que es un modelo erróneo”, explicó el funcionario durante la conferencia en el Palacio Nacional.