Hugo López-Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, reveló esta noche que “no causó simpatía” cuando propuso a la industria bajarle el tamaño a las porciones de la comida chatarra, y planteó que el tema podría someterse a un debate público.

“Los tamaños de los productos atienden a una lógica comercial. Sale más económico para quien comercializa el producto hacer una presentación grande que hacer muchas presentaciones chiquitas, porque lo que induce es una sensación de avidez de parte del consumidor, esto está documentado por distintos campos”, dijo el funcionario durante la conferencia en Palacio Nacional.

“Los tamaños grandes inducen la avidez porque las personas quieren más, se les antoja que por sólo un poquito más del precio, llevan la presentación grande. La ofrecen al consumidor sin que el consumidor sepa que es una cantidad excesiva de azúcares, sal y calorías, y el sobrepeso es producto de esto”, agregó.