Comer 200 gramos de arándanos todos los días durante un mes puede mejorar la función de los vasos sanguíneos y disminuir la presión arterial sistólica en personas sanas, según ha descubierto un nuevo estudio publicado en el ‘Journal of Gerontology Series A’.

Investigadores del King’s College de Londres (Reino Unido) estudiaron a 40 voluntarios sanos durante un mes, a quienes se les dio cada día de forma aleatoria una bebida que contenía 200 gramos de arándanos o una bebida de control combinada.

El equipo realizó un seguimiento de las sustancias químicas en la sangre y la orina de los voluntarios, así como su presión arterial y la dilatación mediada por el flujo (FMD) de la arteria braquial: una medida de cómo se ensancha la arteria cuando aumenta el flujo sanguíneo, lo que se considera un biomarcador sensible de la enfermedad cardiovascular riesgo.