Nueva York.- Desde que Thalía experimentó el milagro de la maternidad hace cinco años cuando llegó a este mundo su primogénita, Sabrina Sakaë, y cuatro años más tarde con el nacimiento de su hijo, Mattew Alejandro, la cantante está feliz por verlos crecer, pero aún tienen la ilusión de volver a tener entre sus brazos otro bebé.

Mostrando su lado más tierno y maternal, Thalía convivió con varios bebés y sus padres, durante su participación en un evento organizado por una prestigiosa marca de pañales, donde la interprete de ‘Amor a la mexicana’ dejó al descubierto su debilidad por los niños. 

Emocionada por poder compartir estos momentos con los pequeñines, la esposa de Tommy Mottola confesó que aunque está feliz con sus hijos le encantaría tener más y lamenta haber comenzado la maternidad tan tarde.

‘Me encantaría tener más, me tardé pero realmente me gustaría ser mamá otra vez’, declaró la menor de las hermanas Sodi. 

Agencias