Por: Mauricio Flores / Columnista

Los misterios del INSABI

Hoy se realiza en Palacio Nacional sesiona el Consejo de Salubridad General, que encabeza el secretario de Salud Jorge Alcocer, en el que se espera se despejen algunas de las muchas dudas que existen sobre la operación a nivel de tierra, día a día, del nuevo Instituto Nacional de Salud para el Bienestar con el cual el Andrés Manuel López Obrador pretende el acceso libre y universal a los servicios públicos de salud en sustitución del Seguro Popular.

El Seguro Popular, que en su última etapa fue dirigido por Antonio Chemor, no fue una panacea pero se autosuperó desde su arranque con Juan Antonio Fernández: una estructura ligera de control financiero para ministrar los recursos públicos a cada uno de los sistemas estatales de salud, de comprobar a detalle la ejecución de los mismos.

Pero el presidente López Obrador aseguró que ni era seguro ni popular, así que dio paso al Instituto a cargo Juan Antonio Ferrer que, en una admirable declaración de principios, se constituye con la finalidad de que todos los mexicanos reciban atención de calidad y calidez. Pero aquí empiezan los problemas: la sustentabilidad del fondeo, tomando inicialmente 44 mil millones de pesos del Fondo de Enfermedades Catastróficas, es asunto grave en cuanto las restricciones de recaudación tributaria en un contexto de recesión económica y aumento de enfermedades crónico-degenerativas.

El financiamiento, empero, es sólo uno de los misterios a resolver: se debe esclarecer el destino de la estructura hospitalaria, clínicas y laboratorios propiedad de los Estados, pues a la fecha se ignora sí serán absorbidos -previo pago y compensación- con todo y trabajadores por la Federación a través del IMSS que lleva Zoé Robledo o la propia Secretaría de Salud. Y en ese sentido está por resolverse el cómo, donde y cuando los proveedores de medicinas y equipo médico abastecerán al INSABI. Esperemos maña empiece a clarear.

La Banca presente, presta

El presidente de la Asociación de Bancos de México, Luís Niño de Rivera, no dejó lugar a dudas sobre la disposición de la banca y el sistema financiero para apuntalar los 144 proyectos presentados ayer en el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado, con valor estimado de 859 mil millones de pesos en 5 años, pues junto con los 600 mil millones de la banca están fondos de inversión y soporte en Afores que incluso darían cobertura a las obras públicas que se presenten en el Plan Nacional de Infraestructura. Lo importante será que los proyectos aseguren el retorno del principal más intereses, es decir que cuenten con el soporte de ingeniería, costos y cobro de cuotas y tarifas que hagan rentable el financiamiento, así como contar con certidumbre jurídica.

Recsa en Colombia

A sus 25 años de edad y buscando nuevos horizontes, la compañía RECSA que encabeza Humberto Armenta ganó la licitación pública internacional para construir la Manija Matriz del Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Colombia, que compromete inversión de 77 millones de dólares que se realizará junto con las firmas Topos Hidromecánicos Mexicanos y Alianza YDN. Los nuevos horizontes están siempre cerca.

Cemex, ligera

Y la venta de diversos activos en EU, entre ellos la planta de cemento de Kosmos en Louisville, Kentucky, la multinacional que dirige Fernando González estima obtener un ingreso de 499 millones de dólares por la venta de tales fierros a Eagle Materials. Con ello Cemex se aligera operativamente vende activos por arriba de los 1,300 millones de dólares que utiliza para reducir su nivel de deuda.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano