in

Los petardos del 2012

Superiberia

México, D.F.- Los refuerzos en los equipos de futbol siempre serán determinantes para el buen funcionamiento de un equipo, sin embargo, algunos jugadores fallaron en su intento por detonar el funcionamiento de su escuadra.

Néstor Calderón tiene tan sólo 23 años de edad y no hay razón para liquidar sus aspiraciones de triunfar en el futbol, pero entonces va a tener que empezar a enderezar el camino. El veloz extremo no ha sido el mismo desde aquellos rumores de que un club de Inglaterra se interesaba en sus servicios. Eran los tiempos en los que el jalisciense volaba por las bandas en la cancha de Toluca, lo que le valió el apodo del ‘Avión’. A mediados de 2012 pasó al Pachuca y no pudo ganarse un puesto como titular, disputando apenas 535 minutos

El América anunció en junio, con bombo y platillo, la contratación del internacional mexicano Efraín Juárez, quien venía de poca actividad en el futbol europeo tanto en Escocia como en España. Las Águilas intentaron rescatar al ‘Efra’ de sus mejores días con los Pumas y la Selección Mexicana. Pero desde un principio se vio que el esfuerzo económico del club no iba a tener éxito. Juárez llegó fuera de forma y luego en un partido de la Copa MX sufrió una espeluznante dislocación del codo derecho que limitó su actuación a tres encuentros del torneo de liga.

Cuando el defensa central Jorge Guagua recién llegó a México, los atlantistas pensaron que José Antonio García había vuelto a acertar con un fichaje proveniente del exterior. En el pasado reciente, los Potros trajeron a gente como Luis Gabriel Rey, Sebastián González ‘Chamagol’, Federico Vilar, Giancarlo Maldonado y Johan Fano, entre otros. “Por algo le dicen ‘El Jefe’ en el futbol de Ecuador”, decía entusiasmado García tras las primeras presentaciones en México del internacional ecuatoriano. Pero Guagua no cerró bien el Clausura 2012 y luego tuvo un Apertura para el olvido: lentitud defensiva, falta de aplicación y descuidos infantiles suyos no ayudaron a una zaga de los Potros que fue el talón de Aquiles del equipo.

El Atlas, batallando para escalar posiciones en la tabla porcentual y evitar el descenso el año entrante, trajo al volante ecuatoriano Luis Bolaños, le dio la playera número 10 y esperó a ver si el ex campeón de la Copa Libertadores podía ayudarle. No fue así. El creativo de 27 años tardó en mostrar sus habilidades en la cancha, fue parte de un acto de indisciplina en Cancún, al dejar la concentración del equipo antes de un partido, y no logró establecerse ante la desesperación del director técnico Tomás Boy.

El nivel alcanzado por Carlos Bueno en 2011 no se ve todos los días en el fútbol mexicano. El delantero uruguayo anotó 21 goles para los modestos Gallos Blancos de Querétaro, regresó en el Apertura para completar su contrato con los Gallos pero los resultados fueron muy malos: poco futbol en un equipo sin remedio, sólo 2 goles anotados.

La idea fue excelente: traer a México a un hipotéticamente ‘hambriento’ Nery Castillo luego de varios años desperdiciados en Europa; el resultado fue malo. La ex estrella del futbol griego y de la Selección Mexicana fue parte del decepcionante torneo Apertura 2012 del Pachuca al jugar apenas 13 partidos.

Los Tuzos fueron grandes protagonistas de sendos errores y la directiva del equipo hidalguense, preocupada por una lesión de Enrique Esqueda, se le ocurrió fichar a Guille Franco de 35 años de edad y en obvio declive de una carrera que llegó a ser triunfal. El argentino-mexicano no hizo fallar el clamor de que su adquisición sería infructuosa. Recibió sus minutos pero con dificultad tocaba el balón.

Miguel Herrera, director técnico del América, se ha cansado de defender la contratación de Christian Bermúdez, su ex jugador en el Atlante. Pero el hombre conocido como ‘El Hobbit’ no pudo validar su innegable calidad con una playera como la azulcrema. Bermúdez no se vio suelto en el Clausura 2012 y para cuando el Apertura dio inicio ya había perdido la titularidad, totalizando apenas 331 minutos incluyendo postemporada.

A Valmiro Lopes, originario de España, se le conoció durante sus tiempos como jugador del Osasuna de Pamplona, tras surgir al profesionalismo de las filiales del Real Madrid. El Atlante lo firmó para el segundo semestre de 2012, pero Valdo no se pudo adaptar y después batalló con una lesión del muslo derecho que arruinó sus aspiraciones.

Cuando Raúl Tamudo, de 34 años de edad, llegó al futbol mexicano, hubo quienes creyeron que el delantero catalán, podía tener un impacto similar al de otros veteranos españoles que en el pasado vinieron al balompié mexicano, en Pachuca tras una operación de 1.5 millones de euros, el ibérico no aporto nada el futbol mexicano.

 AGENCIA

Vicente Guerrero

Víctimas recibieron entre 3 y 11 disparos

No descarta quinto enfrentamiento