CDMX.- Desde que inició la guerra contra el narcotráfico emprendida por el presidente Felipe Calderón en diciembre de 2006 hasta diciembre 2019 han muerto más de 600 militares; y de esta cifra, dos estados, Tamaulipas y Sinaloa, concentran el 33% de los elementos caídos.

Vestido con chamarra y kepi verde olivo, el 11 de diciembre de 2006 el entonces presidente Calderón lanzó el Operativo Conjunto Michoacán, con lo que se dio inició una serie de enfrentamientos entre Fuerzas Armadas organizaciones de la delincuencia organizada, lo que se conoció como “guerra contra el narcotráfico”. En ese momento, el segundo mandatario panista ordenó el despliegue en las calles de 5,000 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal.

A 13 años del arranque de esos operativos, la Sedena y la Semar reportan, a través de una solicitud de información, la muerte de 631 de sus elementos, quienes fallecieron en la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico y la ley federal de armas de fuego y explosivos.

Es la Sedena la que más bajas entre 2006 y 2019, con 562 y la Semar registró 69 en ese mismo lapso.

Por sexenio, el del panista Felipe Calderón fue el que más muertes de elementos de las Fuerzas Armadas acumuló. De diciembre de 2006 al mismo mes de 2012, ocurrieron 388 bajas; por su parte, en la administración de Enrique Peña Nieto perecieron 219 elementos y en el primer año de Andrés Manuel López Obrador se acumulan 24.

En estos 13 años, el 2010 fue el año con mayor número de elementos caídos, con la suma de 97 muertes. Destaca que cuando Felipe Calderón tomó posesión como presidente de la República, solo se reportaron dos muertes de militares, a partir de ahí la cifra ha aumentado.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en su gobierno se terminó la “guerra contra el narcotráfico”, su primer año se reportó la muerte de 24 integrantes de la Marina y de la Sedena muertos; la cifra fue superior a la de 2018 cuando murieron 16.

Hasta la fecha, cinco estados concentran el 56% de los elementos muertos en la guerra contra el narcotráfico. Se trata de Tamaulipas, Sinaloa, Michoacán, Guerrero y Jalisco.

Otros estados donde también murieron militares son: Chihuahua, Nuevo León, Veracruz, Sonora, Coahuila, Zacatecas, Durango, Oaxaca, Puebla, Coahuila, Colima y Baja California.

Si bien, Guanajuato es la entidad con mayor número de homicidios a nivel nacional, solo reporta la baja de un elemento de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el crimen organizado.

¿Qué causó la muerte de los militares?
Entre los elementos muertos figuran 10 coroneles de infantería, más de 70 tenientes, más de 140 cabos y más de 200 soldados.

En los últimos 13 años, prácticamente el 50% de los elementos que perdieron la vida por ataques con arma de fuego (300); otras agresiones que han sufrido son ejecuciones, accidentes aéreos, automovilísticos, ahogados, atropellados, deshidratados, golpes de calor y descargas eléctricas.