La alcaldesa registra niveles de repudio por arriba del 60 por ciento de la población, según una encuesta en septiembre de Consulta Mitofsky, que la ubicó como la peor autoridad municipal de Veracruz y una de las peores de todo el país, al ocupar el lugar 81 de 100 que fueron medidas. 

El gasto en difusión de su imagen personal, equivalente a la compra de 16 respiradores artificiales o 25 mil despensas, no ayudó a la panista Leticia López a revertir una imagen pública colapsada por la falta de resultados en la gestión municipal y por repetidos escándalos de corrupción alrededor de ella y su familia.

Con estas cifras negativas a cuestas, Leticia López anuncia su Tercer Informe de Labores al frente del ayuntamiento de Córdoba y se encamina a la recta final de su mandato en el declive de su poder.