Accidentalmente un niño de 11 años terminó con la vida a su hermanito luego de dispararle con un escopeta la mañana del sábado en la comunidad de Esqueda.

Familiares trasladaron con vida al niño a la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) donde no pudieron hacer nada por él, pues no cuentan con equipo de emergencias ni con tanques de oxígeno.