México.- La procuraduría capitalina confirmó que la muerte de las cuatro personas en un paraje del Cerro de la Estrella en Iztapalapa fue a consecuencia de hemorragia externa consecutiva a lesiones de los paquetes neurovasculares por cánidos; es decir por mordidas de perros.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó que las lesiones que presentaban los cuerpos hallados en el cerro de la Estrella fueron provocadas por presión, deslizamiento y  perforación de los tejidos blandos y que corresponden a las provocadas por mordida de los canes.

En el transcurso del día, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) capturaron a 25 perros que deambulan por esa zona despoblada.

Peritos en química realizan un rastreo hemático humano en el pelo de estos perros; así como se elaborará un análisis de jugos gástricos a los mismos, con el apoyo de peritos veterinarios para ver si son los responsables de la agresión de las cuatro personas fallecidas el 29 de diciembre y el pasado sábado 5 de enero.

La Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Desconcentradas, a través del Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Iztapalapa, reportó que los dictámenes periciales en criminalística concluyeron que las lesiones que presentaban los cuerpos fueron producidas antemortem y postmortem, y que el lugar del hallazgo corresponde al lugar de los hechos.

Detalló que la posición en que se encontraron los hoy occisos, es la original y final al momento de ocurrirles la muerte; y en atención a los signos teratológicos se determinó que los decesos ocurrieron en un lapso de tiempo aproximado no mayor de 12 horas ni menor a ocho horas anteriores a la intervención de los peritos.

El Ministerio Público informó además que por el tipo de lesiones presentadas en los cuerpos, los indicios en sus ropas y el lugar de la investigación, se estima que corresponden a las producidas por ataques de algún o algunos animales, muy probablemente del tipo canino (perros).

En ambos casos, peritos de la procuraduría capitalina establecieron que debido a la gravedad de los ataques se estableció que fue ocasionado por diez o más perros, lo anterior se corroboró con el protocolo de necropsia en el cual se concluyó que las cuatro personas fallecieron de hemorragia externa consecutiva a lesiones de los paquetes neurovasculares por cánidos.

Agencia