Arizona.- El mexicano Manuel Osorio Arellanes se declaró ayer culpable de participar en el homicidio de un agente de la Patrulla Fronteriza en Arizona, en 2010, en un incidente en el que se habrían usado armas ligadas a la operación Rápido Y Furioso.

Durante una audiencia realizada ayer martes en la Corte Federal en Tucson, Osorio Arellanes se declaró culpable del cargo de homicidio en primer grado por la muerte del agente fronterizo Brian Terry.

El agente murió el 14 de diciembre de 2010, tras ser atacado a balazos por varios hombres que traficaban droga en un área cercana a Nogales, Arizona, a unos 16 kilómetros al norte de la frontera con México.

Manuel Osorio Arellanes fue detenido la misma noche en que ocurrieron los hechos, cerca del lugar del homicidio.

Agencias