El Gobierno de México realiza estudios en colaboración con la UNAM para descartar cualquier riesgo de contagio de Covid-19 en el agua potable y las aguas residuales, así como para monitorear en las descargas la presencia y avance de la pandemia entre la población.

El objetivo de las investigaciones es contar con mayor información para la toma de decisiones y eliminar trazas de Coronavirus en los sistemas de abasto y tratamiento del país.

De esta forma, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), evalúa los procesos de desinfección en las plantas de tratamiento de aguas residuales del Cerro de la Estrella, en Iztapalapa y Acapatzingo, en Cuernavaca, Morelos y en las plantas potabilizadoras Los Berros y Valle de México, en el Estado de México, para establecer las medidas preventivas que aplicará en otras instalaciones a nivel nacional.

De acuerdo con la titular de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros se detectó parte de la cadena de RNA (ácido ribonucleico) del Covid-19 en aguas residuales, y aunque la posibilidad de transmisión es muy baja, se están enfocando los esfuerzos en el agua potable, los hospitales y las poblaciones rurales.

Una cosa es que se haya detectado parte de la cadena de RNA, y otra cosa es que el virus sea viable”, aclaró.