El gobierno de México, decidió mantener relaciones diplomáticas con Venezuela y promueve el diálogo con las partes involucradas para enfrentar la crisis en ese país,  al decidir no firmar el documento del Grupo de Lima en el que se pide a Nicolás Maduro no asumir de nueva cuenta la Presidencia de Venezuela y transferir el poder del Ejecutivo a la Asamblea Nacional.