in

Miente Fiscal en comparecencia

Superiberia

DE LA REDACCIÓN
EL BUEN TONO

XALAPA.- Sin ninguna sorpresa el lunes se llevó a cabo la comparecencia de la Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, no dio datos sorpresivos, ni siquiera datos creíbles.
De acuerdo con la columna Minutero, de Andrés Timoteo, “la comparecencia puede resumirse con tres verbos: callar, mentir y acusar”, pues calló cuando se le hicieron preguntas como la del número de carpetas de investigación abiertas desde marzo pasado por el famoso delito de “ultrajes a la autoridad”.
Acusa de que “mintió cuando afirma que la dependencia a su cargo se desempeña sin distinción ideológica y no ‘politiza’ la procuración de justicia”.
“Es mentira porque hay casos específicos que la contradicen: los de Rogelio Franco, Tito Delfín y Manuel del Río Virgen son tres ejemplos, los más mediáticos, pero a ellos se les suman otros más, entre ellos los de los candidatos de la oposición en el proceso electoral pasado”, escribe el columnista.
Señala que del tema de los delitos de “ultrajes a la autoridad” la funcionaria aseguró que “ella y sus agentes ministeriales solo cumplen con lo establecido en la ley, pero evadió la parte en que fueron sorprendidos por la justicia federal y la CNDH, integrando expedientes con acusaciones falsas y pruebas ‘sembradas’ a personas detenidas ilegalmente como el caso de los seis jóvenes jalapeños que pasaron tres meses en prisión”.
No obstante, dice Minutero, lo nuevo es que sumó a la prensa como nuevo integrante al catálogo de culpables de que no funcione la procuración de justicia en Veracruz.
Continúa señalando al gobierno estatal de haber agarrado la cantaleta “de acusar a los medios de comunicación de defender delincuentes, de desprestigiar al gobierno, de dañar a Veracruz y ahora de “politizar” la impartición de justicia y hacer de ella un ‘show’. A la prensa la tienen como enemiga y esa es la buena noticia que salió de la comparecencia en la legislatura”, considera.
Menciona que es un sello de honor que la fiscal asegure que la los periodistas no son sus aliados, pues “al poder no se le aplaude, se le revisa, dice el clásico y eso se está cumpliendo en Veracruz. Por eso la rabia oficial contra el periodismo”, concluye la columna.

Rodeli

Marmoleras poblanas devastan los cerros

Siguen inconformidades contra regidora séptima