Teherán.-Al menos 31 personas han muerto en el fuerte sismo de 6.1 grados en la escala Richter que sacudió ayer la provincia de Busher, en el sur de Irán, informó la agencia local Fars, que cita al director del Hospital Universitario de Busher, Golamreza Heidari.

Por otro lado, mientras la mayoría de medios sitúan la cifra de heridos en más de 500, de ellos al menos 50 graves, la emisora de televisión oficial en inglés, PressTV, eleva a 600 los heridos por el sismo.

Según Heidari, los hospitales de la zona de Busher tienen capacidad suficiente para atender a los heridos, mientras la Media Luna Roja provincial ya dispone de 500 tiendas de campaña, 2 mil mantas, 200 rollos de moqueta para suelo de las tiendas y 2 mil kilos de comida para repartir entre los damnificados.

Asimismo, unas 10 mil personas han perdido sus hogares o han huido de sus casas por temor a nuevas réplicas del sismo en las zonas más afectadas y pasarán la noche en la calle, según la agencia sindical iraní, ILNA.

Las autoridades religiosas de la provincia de Busher han decretado ya tres días de luto por las víctimas del movimiento telúrico, que se produjo a las 16.22 hora local y que ha tuvo 29 réplicas apreciables en menos de cuatro horas.

Según la agencia oficial iraní, IRNA, la mayoría de los fallecidos se encontraban en las localidades de Tasuch y Shanbe que, según distintos medios, han sido las más afectadas. En total, hay 23 aldeas y pueblos afectados del área de Kaki, la población donde se ha situado el epicentro.

Lo profundo del origen del sismo  y el hecho de que haya tenido lugar en un área entre montañas, pueden ser factores que favorezcan que sus efectos pueden ser menos devastadores.

 

Agencia