Magdalena.- En los tres últimos días han perdido la vida siete personas por ingerir alcohol adulterado; las autoridades locales han dado conocer haber detectado de dónde provino el origen de la venta.

La presidenta municipal, Fortunata Zepahua y el síndico Adán Antonio Colohua, han confirmado la muerte de siete personas, mismas que eran adictas a las bebidas alcohólicas, por lo que han pedido la intervención de la COFEPRIS y de la Jurisdicción Sanitaria Número 7, para que hagan las investigaciones pertinentes.

Las familias están preocupadas por saber qué es lo que realmente está pasando, ya que temen pueda ser otra cosa.

Aunado a que han estado en sus casas guardando la cuarentena, no cuentan con dinero para la compra de ataúdes; piden apoyo para hacerlo.

La ayuda otorgada por las autoridades municipales fue comprar siete  ataúdes, una despensa y el pago de 100 y 50 pesos para pagar las actas de defunción y el permiso para sepultar en el cementerio. Además, la alcaldesa Fortunata Zepahua señaló que hay dos lugares donde se pudo vender el alcohol y será investigado.