Xalapa.- Fermín “N”, un reo del Centro de Reinserción Social de Pacho Viejo en Coatepec reportó al director del penal tener síntomas de COVID-19 a principios del pasado mes de junio.

Sin embargo, el funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública le negó su traslado a un hospital, razón por la que, con ayuda de un abogado, tramitó un amparo ante la justicia federal.

El trámite seguía su curso, pero se confirmó la muerte de Fermín el pasado 19 de junio, luego de ser internado en el Centro de Alta Especialidad (CAE) de Xalapa, nosocomio en donde se atiende a pacientes con el virus en la región.

Cabe señalar que el 5 de junio comenzó el juicio de garantías ante el juzgado primero de Distrito. Desde entonces se estableció que el interno ya tenía dificultades para respirar, entre otros síntomas.

Además, se señaló al director del penal de no proporcionarle la atención médica requerida, así como por negarse a trasladarlo, consiguiendo la suspensión de plano.

El juez instruyó a que el recluso recibiera de inmediato el reconocimiento médico y las pruebas conducentes para confirmar o descartar si era positivo al COVID-19.