La NASA reveló que después del sismo del pasado 23 de junio, México se desplazó 0.45 metros a consecuencia del movimiento telúrico producido en Oaxaca.

El Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra de la NASA compartió un mapa en donde se comparan los datos satelitales del 31 de marzo con los del 23 de junio, día del temblor, en el cual se muestra el desplazamiento de la superficie causado por el terremoto de magnitud 7.4 en Oaxaca. El mapa usa imágenes del satélite japonés JAXA ALOS-2.