Un niño de tres años de edad murió asfixiado en el interior del automóvil de su padre, que estaba estacionado fuera de la Delegación de Servicios Educativos de la Región Acapulco-Coyuca de Benítez.

De acuerdo con medios locales, el incidente fue reportado aproximadamente a la una de la tarde.

El padre del menor, quien es maestro, no se percató que su hijo había permanecido en la parte trasera del auto, olvidándolo al interior de éste.