Ante la presencia de gran número de cordobeses que se dieron cita  en la Sala Hermilo Novelo de la Casa de la cultura, hace unos días se presentó la obra teatral “No hay ladrón que por bien no venga”, dirigida por Ramiro Sorcia.

La puesta en escena gira en torno a una pareja en la que marido y mujer se engañan, lo que ellos no saben es precisamente que sus respectivos amantes son también matrimonio y todo aquello sale a la luz cuando en sus vidas aparece un ladrón y su esposa, siendo ella quien desmenuza la historia.

Durante la puesta en escena y a pesar de las circunstancias en que se desarrolló la obra -ya que sólo un limitado grupo de personas entró-, los presentes no dejaban de reír y disfrutar de la actuación de los personajes principales, integrantes de la compañía AsTeatro, quienes con sus ocurrencias hicieron que los cordobeses pasaran una noche por demás cómica.

De esta manera y, durante el desarrollo de la misma se desbordaron un sinfín de situaciones en las que los personajes se van culpando unos a otros para no ser descubiertos, dejando claro una postura absurda y cotidiana.

 

Con una situación simple de la obra, ésta enjuicia la cotidianidad del ser humano dentro de la realidad en la que vive, demostrando que somos una mentira de nosotros mismos, sin olvidar llevar al espectador a la diversión y al humorismo.

 

Mónica Chico L.

EL BUEN TONO