in

No hay temor

RIYADH.- Cerca de 400 fanáticos le dieron una cálida bienvenida al peleador mexicano Andy Destroyer Ruiz la noche de ayer martes escoltados por el dorado espectacular del Complejo ITCC de la capital de Arabia Saudita, minutos después de que su rival en turno, el británico Anthony Joshua, había amenazado con noquearle el sábado en su esperada revancha.

A pesar de estruendosa bienvenida para Joshua en el turno semiestelar de los entrenamientos públicos ofrecidos ayer martes, hasta Andy se sorprendió por el aprecio que le mostraron cuando llegó acompañado de un nutrido grupo de miembros de su equipo y todos los cinturones que expondrá el sábado en la impaciente y novedosa Diriyah Arena.

“Andy, Andy, Andy” gritaban algunos fans árabes desde ringside mientras el mexicano dejaba patente la velocidad que le llevó, en gran parte, a destronar en junio pasado a Joshua, golpeando las paletas con el entrenador Manny Robles. “Me siento muy orgulloso, trabajé mucho para convertirme en el primer campeón mundial de peso pesado de México. Fue un camino largo, lleno de obstáculos en mi vida”, dijo Ruiz ante la atenta audiencia que había escuchado antes la música de los Tigres del Norte mientras se enfilaba al ring.

Superiberia

Chelsea gana en el regreso de John Terry a Stamford Bridge

Reportan tiroteo en la base militar de Pearl Harbor, en Hawaii