• Aunque sea en legítima defensa

Córdoba.- Se deben parar los actos en donde las víctimas de robo enfrentan al agresor porque esto podría generar una espiral que puede ser incontenible, ánimos exacerbados y desproporcionados.
Lo anterior, luego de que se viralizó el intento de asalto en una combi en donde las víctimas se defendieron, por lo que se han dado a conocer más casos de estos en las redes sociales, en donde se golpea a los ladrones.
También se reconoció que en lo legal y lo moral existe el derecho de la legítima defensa, debido a que estas manifestaciones son fruto del cansancio de la violencia, así lo manifestó el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez.
“La legítima defensa debe ser proporcionada a la agresión que se recibe, si bien es cierto que estas manifestaciones son fruto del cansancio que tiene la sociedad ante los atracos, violencia, asaltos y secuestros; pero creo que se sigue demostrando una desproporción hacia los delincuentes”, puntualizó.
Dijo que no se debe hacer justicia por propia mano porque la violencia puede generar mayor violencia; además, “algunas personas que queden agraviadas, resentidas, pueden incrementar el uso de la violencia y genera algo incontenible”.
Justicia, actividad esencial
Ante los dimes y diretes entre abogados y el Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, además, de que se desechó la demanda de amparo promovida para la reactivación del Poder Judicial con justicia digital, el sacerdote manifestó: “se debería ver la procuración de Justicia como una actividad esencial”.
Dijo, “como se sabe, la procuración de justicia es un elemento que integra la paz y el desarrollo comunitario, por eso entendemos la exigencia de los abogados que quisieran la reanudación de actividades, de lo cual ya hemos declarado porque hay mucho por resolverse”.