La ropa y las mascarillas hechas de algodón pueden ser una buena opción para prevenir el contacto del nuevo coronavirus con la piel y las mucosas, ya que el patógeno desaparece de la superficie de este tejido en 24 horas sin necesidad de someterlo a ningún tratamiento especial, sugiere un estudio acerca de la estabilidad del SARS-CoV-2 sobre diversos materiales a cargo de expertos del Laboratorio Nacional de Micrcobiología de Canadá y de la Universidad de Manitoba.

En el marco del experimento, los investigadores contaminaron ocho tipos de materiales utilizados en equipos de protección individual, incluidos guantes de nitrilo para revisiones médicas, guantes de resistencia química reforzada, mascarillas médicas, material sintético Tyvek, plástico, acero inoxidable y algodón.

En algunos de estos materiales, entre ellos los barbijos de tipo N-95 y N-100 y los visores de plástico, se encontró virus viable en su superficie hasta 21 días después. Sin embargo, en el caso de telas 100 por ciento de algodón, el patógeno sufrió un rápido proceso de degradación y en menos de 24 horas resultó totalmente indetectable.