Quienes reciben la vacuna contra la gripe reducen significativamente los riesgos de infarto,ataque isquémico transitorio y paro cardíaco, según una investigación preliminar publicada hoy por la American Heart Association.

El trabajo, que se presentará esta semana en la reunión científica virtual de ciencias cardiovasculares de la American Heart Association indica, sin embargo, que las tasas de vacunación contra la gripe estacional entre los grupos de alto riesgo en Estados Unidos son muy bajas.

Según los investigadores, es algo bien conocido que el estrés que provoca la infección de la gripe en el cuerpo puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.