La Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA) aprobó en 2012 un innovador medicamento conocido como PrEP, que tiene una efectividad de hasta el 99 por ciento para reducir el riesgo de transmisión sexual del VIH. El fármaco, en forma de pastillas, tiene que tomarse diariamente.

Ahora, una investigación ofrece una nueva forma de tratamiento para prevenir la propagación del VIH que podría permitir a los pacientes dejar de tomar píldoras todos los días y recibir a cambio una inyección cada dos meses, informa la revista Science.

El estudio, realizado por el Instituto Nacional de Salud de EU (NIH), revela que la nueva inyección, que aún no está aprobada por la FDA, puede ser aún más efectiva que la pastilla diaria para las personas que intentan protegerse del VIH.