• Pide perdón a los fieles

ORIZABA.- Eduardo Cervantes Merino, obispo de la Diócesis de Orizaba, pidió perdón a los fieles por las veces en que durante esta pandemia los sacerdotes y él mismo no han sido oasis de misericordia, por las ocasiones en que no han dado el consuelo a quien atraviesa por la pérdida de un ser querido a causa del Covid-19 o está enfrentando la enfermedad.
“Con mucha humildad, quiero pedir perdón por las veces en que tal vez en la parroquia no hemos sido misericordiosos y no hemos sabido servir como se merecen”.
“Quiero pedir a nombre de mis hermanos sacerdotes, si hay alguien a quien se le ha fallado, sobretodo en estos momentos de dolor y sufrimiento, por las situaciones mismas de la enfermedad, por la atención que merece el hermano que murió pero que no hemos sabido dar la palabra acertada, ni hemos sido capaces de decir la palabra de consuelo: pido perdón”.
Reconoció que en algunas ocasiones, en lugar de ser oasis de misericordia, pueden fallar en esta vocación y misión que les ha dado el Señor.