Córdoba.- Obreros cerraron oficinas de la Sección 26 del Ingenio San Miguelito, pues afirman que existen trámites por “debajo del agua” para ingresar en listas de escalafón de obreros a las 150 mujeres trabajadoras que piden ingresar, pues argumentan los decretos y los estatutos implementados no rigen al ingenio.

Javier Viveros, trabajador del ingenio San Miguelito, dijo que no están contra sus compañeras, pero piden que su ingreso sea de la forma correcta y de acuerdo a los estatutos del ingenio y el Sindicato 26.

“Hace dos días las mujeres trabajadoras que pertenecen al escalafón administrativo, están peleando entrar al de obreros, que quede claro que no estamos en su contra, estamos a favor que entren, pues tiene el mismo derecho”.

Señaló que el Secretario General Local, Rogelio Reyes le han solicitado una asamblea para aclarar la situación, pues están inconformes en como se hizo la entrada de las mujeres a las listas.

“Son varios temas que se han postergados entre ellos los del ISR y los que conformamos el sindicato local por ello queremos asamblea, quedamos en común acuerdo en que mañana a las 10, llegaremos la comisión de eventuales para pactar fecha de
asamblea”.

Por otro lado, Alma Lucero Hernández, trabajadora del ingenio San Miguelito, mencionó que el pasado jueves a las 08:00 horas les dieron respuesta a su petición, pues en un diálogo con el Comité del Escalafón y el Secretario General Local “Nos dijeron que entraremos en lista detrás del último compañero en la misma que comprende al número 35-43 a partir de allí empezamos las mujeres y esto ya nos lo firmaron para que no quede
ninguna duda”.

Cuestionada sobre la toma de las oficinas del sindicato por parte de los obreros, señaló que aún existe machismo, porque, ella vive a unas cuantas casas de allí y pudo escuchar como por medio de gritos pedían que no nos dejarán entrar.

Cabe hacer mención que los obreros “tomaron” las oficinas a las 14:00 horas, donde sacaron al personal que se encontraba laborando, colocaron una cadena con candado y poco a poco empezaron a
retirarse del lugar.