CDMX.- México será el cuarto país con la caída económica más profunda a nivel mundial en 2020 a causa del impacto del COVID-19, con un desplome de 10.2 por ciento, sólo debajo de Sudáfrica, Argentina e Italia, estimó la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económicos (OCDE).

Así, el organismo internacional revisó de nuevo a la baja su expectativa sobre el Producto Interno Bruto (PIB) de México, desde la contracción de 7.5 por ciento que proyectó en junio pasado, en un escenario de un solo brote de la pandemia.

En su reporte Perspectivas Económicas Provisionales correspondiente a septiembre de este año, difundido este miércoles, anticipó que la economía mexicana se recuperará en 2021, con un crecimiento de 3.0 por ciento, pero similar al pronóstico de junio.

Para la economía mundial, la OCDE proyectó una disminución del PIB de 4.5 por ciento, lo que implica una revisión al alza en comparación con la contracción de 6.0 por ciento que proyectó en junio pasado.

“La caída de la producción mundial en 2020 es menor de lo esperado, aunque aún sin precedentes en la historia reciente, pero esto esconde diferencias considerables entre países, con revisiones al alza en China, Estados Unidos y Europa, pero resultados más débiles de lo esperado en India, México y Sudáfrica”, agregó.

De acuerdo con la OCDE, los países con mayores desplomes en 2020 serán Sudáfrica 11.5 por ciento, Argentina 11.2 por ciento, Italia 10.5 por ciento, México e India 10.2 por ciento, en cada caso, y Reino Unido 10.1 por ciento.

“Se proyecta que las disminuciones de la producción en 2020 sean aún más profundas de lo previsto anteriormente en Argentina, India, México y Sudáfrica, lo que refleja la propagación prolongada del virus, los altos niveles de pobreza e informalidad y las medidas de confinamiento más estrictas durante un período prolongado”, añadió.

El organismo resaltó que la economía mundial repuntará a 5 por ciento en 2021, tasa menor a la de 5.2 por ciento prevista en junio pasado, y en la mayoría de las economías se prevé que el nivel de producción a fines del año próximo se mantenga por debajo del cierre de 2019 y considerablemente más débil de lo proyectado antes del COVID-19, lo que destaca el riesgo de costos a largo plazo de la pandemia.

“Se prevé que continúe la recuperación gradual de la economía mundial durante los próximos 18 meses, pero a un ritmo diferente en las distintas economías”, precisó la organización.