La investigación de vacunas contra la COVID-19, que en algunos laboratorios de todo el mundo se halla ya en las últimas fases de pruebas es esperanzadora, pero “puede que nunca haya una panacea contra esta pandemia“, advirtió hoy el máximo responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Varias vacunas se encuentran en la fase tres de las pruebas clínicas y todos esperamos que de ellas salgan vacunas eficaces que ayuden a que la gente no se infecte, pero ahora mismo no hay una panacea, y quizá no la haya nunca”, admitió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa.

Con cerca de 18 millones de infecciones y más de 686 mil fallecidos, Tedros recordó que los contagios confirmados se han multiplicado por cinco en los últimos tres meses, y que a falta de vacuna hay que seguir buscando el control de los contagios con múltiples medidas que incluyen el rastreo de casos y contactos.