El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, advirtió el jueves que las repercusiones sociales y económicas delCOVID-19 “son enormes y van en aumento”, y que sería tonto creer que una vacuna pueda revertir los daños causados por la pandemia, que durarán años o incluso décadas.

Ante jefes de Estado y gobierno en la primera sesión especial, en su mayor parte, virtual de la Asamblea General sobre el COVID-19, Guterres acusó a algunos países, a los que no mencionó, de ignorar o rechazar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud al inicio de la crisis a comienzos de año, lo que dio lugar a que naciones siguieran su propio rumbo y el virus se propagara en “todas direcciones”.