CANCÚN.- Después de 15 años de que la periodista Lydia Cacho publicará el libro “Los demonios del edén”, donde desenmascara una red de corrupción de menores y pederastia, acusando al empresario textilero Jean Succar Kuri, a Kamel Nacif Borges y a Miguel Ángel Yunes Linares, y la detuvieran para torturarla por órdenes del exgobernador de Puebla, Mario Marín, un juez federal ordenó aprehensión.

También se ordenó detener al exdirector de la Policía Judicial, en esa época, Hugo Adolfo Karam Beltrán, y el excomandante, Juan Sánchez Moreno, por su presunta participación en la tortura contra la periodista, a la que detuvieron en Cancún y trasladaron por carretera a Puebla, torturándola en el camino, además de cuando la ingresaron a prisión.

En la acusación original de Lydia Cacho se señala a los empresarios y a Yunes Linares de ser pederastas; sin embargo, en aquella época, el veracruzano que era el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Seguridad Pública, no fue procesado, a pesar de que la periodista y las niñas que fueron violentadas lo señalaron en la PGR.