El papa Francisco instó este sábado a los países a trabajar hacia cero emisiones netas de carbono y se comprometió a alcanzar el objetivo para 2050 en el Vaticano, el Estado más pequeño del mundo.

Francisco, que ha defendido las causas ambientales desde su elección en 2013, dijo en una cumbre climática de la ONU que la ciudad-Estado de 44 hectáreas rodeada por Roma estaría haciendo su granito de arena para combatir el cambio climático.

La pandemia actual y el cambio climático, que no solo son relevantes para el medio ambiente, sino también ética, social, económica y políticamente, afectan, sobre todo, la vida de los más pobres y frágiles”, dijo en un mensaje de video a la cumbre.