Londres.- El Parlamento británico celebró ayer miércoles una sesión extraordinaria para rendir tributo a la ex primera ministra conservadora Margaret Thatcher, que todavía enciende pasiones encontradas en el Reino Unido como se demostró en la Cámara de los Comunes.

La muerte de la “Dama de hierro”, el pasado lunes a los 87 años, agitó la vida política británica hasta el punto de que quedó suspendido el receso parlamentario en el que se encontraba Westminster para oficiar un pleno en el que el legado de Thatcher fue resumido sobre todo con elogios, pero también críticas.

El primer ministro conservador, David Cameron, y el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, coincidieron en alabar algunos de los éxitos de Thatcher durante los once años que estuvo en el poder, de 1979 a 1990, y subrayaron el logro que supuso que una mujer accediera por vez primera a la jefatura del Gobierno en este país.

El dirigente laborista subrayó su oposición ideológica respecto a Thatcher, si bien admitió que fue una “líder política fuera de lo común” y resaltó que supo iniciar el restablecimiento de la depauperada economía británica a partir de 1979 y defender la soberanía británica de las islas Malvinas.

Cameron, por su parte, argumentó que las reformas que emprendió la ex primera ministra han dejado una huella imborrable en el Reino Unido.

A medida que avanzaba un debate que se alargó durante horas y las bancadas de ambos lados de la Cámara se fueron vaciando, comenzaron a aparecer opiniones enfrentadas.

 

Agencias