Caracas.- Las camisetas de futbol y los sombreros típicos se han convertido en animadores involuntarios de la intensa campaña electoral venezolana, en la que los candidatos han adoptado un estilo informal en su batalla por llegar a la presidencia del país.

En unas elecciones marcadas por el luto tras la muerte del presidente Hugo Chávez, el candidato oficialista, Nicolás Maduro, recorre el país con una colección de llamativos sombreros, generalmente típicos de la región que visita.

La nota la dio esta semana cuando abrió un acto en el estado central de Vargas con un sombrero de paja que llevaba un pájaro artificial pegado en su parte superior, en un guiño tras haber dicho al inicio de la campaña que Chávez se le había aparecido en forma de un “pajarito”.

En un acto el fin de semana en el estado de Amazonas, con amplia población indígena, sorprendió al llevar en su cabeza un colorido sombrero de plumas, regalo de un grupo de aborígenes de la región.

“Yo a estos símbolos los siento en mi alma”, dijo llevando sus manos al sombrero. “Yo soy Maduro, el indio brazo duro”, afirmó en medio de los aplausos.

Maduro, un hombre fornido y de gran altura, dueño, además, de un espeso bigote, abandonó los trajes de su época de canciller y tras ser ungido por Chávez como su heredero político adoptó un estilo informal.

 

Agencias