Cuitláhuac.- Tres familias en igual número de viviendas de la colonia Pedregal estuvieron en riesgo de ser alcanzadas por un incendio. Esto luego de que fue provocado en dos predios y Protección Civil no acudió sino hasta hora y media después y eso porque fueron por ellos, luego que dieron largas a la llamada de auxilio de los vecinos y el encargado del turno vespertino desestimó la solicitud al estar sentado en el parque con su celular.

Dos pastizales y monte seco fueron quemados por personas desconocidas en la avenida 10 y calle 20 de la colonia Pedregal, ante las rachas de viento y por el peligro que se generaba vecinos llamaron al Cuerpo de Bomberos, pero nadie atendió la llamada, debido a ello solicitaron auxilio a la Comandancia de la Policía Municipal, quienes los canalizaron a Protección Civil.

Hasta el lugar se trasladó el elemento de Protección Civil que le corresponde el turno de la tarde, pero no llevaba equipo, por lo que indicó a las personas que pidieron auxilio que iría por una bomba aspersora y regresaba. “Pasó hora y media y la persona de Protección Civil no regresó, tuve que sacar agua del pozo y con una manguera regar agua en el patio y jardín, para que el fuego no alcanzara mi área verde y menos mi vivienda, donde estaba mi familia”, expresó un vecino. Otros más se mantenían temerosos y llamaron nuevamente a la Comandancia de la Policía y les indicaron que correspondía a Bomberos y Protección Civil.

Ante las largas, uno de los vecinos de inmediato se trasladó a la Comandancia, el fuego no cedía y avanzaba a un sembradío de plátano, como a otras áreas. Sorpresa fue para el vecino encontrar al empleado de Protección Civil, que supuestamente iba por la bomba aspersora, sentado en el parque revisando su celular.

Manifiestan que los Bomberos solicitan hasta  3 mil pesos para dar un servicio, y Protección Civil sólo atiende el turno matutino porque al de la tarde le da miedo.

Los vecinos esperan que el presidente municipal tome cartas en el asunto.