Lima.- El presidente peruano Martín Vizcarra pidió el domingo una “sanción ejemplar” a los dueños de un club nocturno de Lima en el que murieron aplastadas o asfixiadas al menos 13 personas al tratar de huir de la policía, que se presentó para detener una fiesta prohibida debido a las restricciones por el coronavirus.

Quince de las 23 personas detenidas por la policía mientras intentaban salir del club nocturno dieron después positivo por COVID-19, dijo Vizcarra a periodistas en un acto público.

Otras seis personas resultaron heridas, entre ellos tres policías, durante la redada practicada en la noche del sábado en la discoteca en Lima donde participaban unas 120 personas en la reunión clandestina, afirmaron funcionarios policiales.

“Es un hecho sumamente grave”, afirmó Vizcarra sobre el incidente durante una inspección de servicios médicos para combatir la pandemia en la región sureña de Arequipa.

“Tengo pena y tengo tristeza por las personas y familiares de los fallecidos, pero también tengo cólera e indignación con los irresponsables de organizar este tipo de eventos”, dijo.

La intervención policial se produjo poco antes del inicio de un toque de queda dominical decretado por el gobierno hace más de una semana, cuando se prohibieron también las reuniones familiares y sociales en medio de un rebrote del coronavirus.

El hecho ocurrió en la discoteca Thomas Restobar, que funciona en un segundo piso del local en el distrito Los Olivos de Lima, luego que llegara la policía alertada por los vecinos para detener la fiesta debido a la prohibición vigente.

El general de la policía nacional Orlando Velasco dijo a la radio local RPP que tras llegar al local la policía conminó a los asistentes a desalojar el club nocturno.

“En estas circunstancias que las personas empiezan a pugnar por salir, se genera un tumulto todos se van unos contra otros”, dijo Velasco.