CDMX.- Comerciantes que laboran cerca del puesto de Gabriela Gómez, mujer que murió en el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, solicitaron apoyo para la familia de la joven, en especial para sus dos hijas.
Gabriela Gómez, de 26 años de edad, vendía antojitos cerca del Metro Auditorio Nacional. La mañana del ataque contra García Harfuch, viajaba a bordo de su automóvil, proveniente de Xalatlaco, Estado de México, en compañía de su familia a su puesto.
La familia quedó atrapada en el fuego cruzado del ataque, recibiendo Gabriela un disparo en la cabeza que le provocó la muerte, y una de sus hermanas un balazo en un brazo.
A la mujer le sobreviven sus dos hijas, una de 9 años y otra de 4, así como su esposo.
Pasado el atentado contra Omar García Harfuch, la familia de Gabriela reclamó este sábado una indemnización justa al calificar de prepotente el trato dado por las autoridades.
De acuerdo con un familiar del esposo de la mujer, un funcionario del Gobierno de Ciudad de México entregó 10 mil pesos a la hermana de la víctima en una reunión privada después del ataque.
“¿A poco vale 10 mil pesos una muerte y dos huérfanas?”, criticó Maximino Jiménez, quien detalló que lo que piden son becas escolares para las hijas de Gabriela así como un automóvil similar al que tenía la familia, dado que en el atentado el suyo quedó destruido.
Tras ser entregado a la familia, el cuerpo de Gabriela Gómez fue trasladado, con custodia policial, a la comunidad de El Potrero, Xalatlaco, para ser velado.